jueves, 7 de agosto de 2014


Es posible que nunca hayamos tenido nada en común, tal vez solo me gustaba la idea de que eramos el uno para el otro porque no quería estar sola, porque quería compartir mi vida con alguien. No lo sé...
Después de un tiempo a su lado y otro tiempo alejados, me doy cuenta que no tenemos nada en común, eso, después todo duele... pero te acostumbras y sigues adelante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario