domingo, 18 de mayo de 2014

Toda mi vida he esperado conocer a mi hombre ideal y entonces apareciste tú, y no te pareces nada al hombre que había imaginado. Eres cínico, gruñon e inaguantable, pero lo cierto es que pelearme contigo es lo mejor que me ha pasado nunca y creo que es muy posible que me haya enamorado de ti.

Me importa poco con quien estés ahora, si te quiere o no, si te respeta o no, si tú la quieres o no. Me dijiste adiós hace mucho tiempo, que por fin me acostumbré a estar sin ti. Ya no sé si me duele, ya no sé si te extraño o te necesito. A veces ya ni siquiera recuerdo tu voz, tu cara o tu sonrisa. Es como si no hubieras existido, es como si yo te hubiera imaginado y cuando te fuiste, es como si yo misma te hubiera destruido. Ya no sé si te amo, ya no sé lo que siento por ti. Por fin, creo que tienes lo que querías, ¿no? Que te dejara ir.